Círculo de mujeres

"Si reprimes o callas lo que sientes, si niegas o quitas importancia a lo que ves, o no expresas lo que quieres, y nadie a tu alrededor parece advertirlo, el círculo es el lugar donde, en una atmósfera de iguales, por el simple hecho de estar presente puedes aprender."

Jean Shinoda Bolen, "El Millonésimo Círculo"

Un círculo de mujeres es un símbolo hecho realidad. Una protección cara al exterior; un marco de confianza que hace de esta figura geométrica un lugar sagrado y seguro en el que todo lo que ocurre en el interior no traspasa los límites de dicho círculo.

Las mujeres, desde el inicio de los tiempos se han reunido para compartir penas y alegrías, cocinar juntas, y criar y educar a sus hijos juntas. En nuestra época, dónde el individualismo se ha impuesto, en el que hemos perdido esta conexión entre nosotras, surge la necesidad de juntarnos y compartir risas, emociones y experiencias. La pertenencia al círculo ayuda a descubrir diferentes facetas de quiénes somos porque sentimos el apoyo que nos permite ampliar nuestra visión y superar límites.

En muchas culturas el trabajo grupal existe y en un círculo se pueden utilizar muchas y variadas técnicas.

Por ejemplo, el silencio es una de las herramientas utilizadas por los aborígenes australianos, capaces de sintonizar con su entorno a través de una escucha profunda y la respiración. Para ello utilizan el Pinakarri, momentos de silencio absoluto, centrados en la respiración, que ayudan a superar bloqueos internos y nos da la oportunidad de escuchar lo que está ocurriendo dentro de nosotros.

La visión junguiana, otra herramienta

Las mujeres estamos influidas por poderosas fuerzas internas, llamadas arquetipos, que a menudo toman la forma de diosas. Y también por fuerzas externas o estereotipos, que son el conjunto de los roles que la sociedad ha creado para las mujeres. Ambas fuerzas son complementarias y conviven en nosotras, inhibiendo unas veces y otras estimulando ciertos aspectos.

La mujer que manifiesta mucho de Artemisa, diosa de la caza y de la luna, vive una relación de compañerismo con las otras mujeres, tiene amigas de larga duración y apoya la defensa de los derechos de la mujer.

Sin embargo, la mujer Atenea (la diosa de la sabiduría y de la artesanía) gravita entorno a patriarcas, hombres poderosos con autoridad y responsabilidades. En casa, brilla en las artes domésticas y es una buena gestora de los asuntos del hogar.

Una mujer que encarne a Hestia, diosa del hogar, permanecerá anónima, silenciosa, discreta, hasta el punto de sentirse ignorada, con sentimientos de baja autoestima y desvalorización. En este caso, deberá trabajar para salir de su encierro, ir hacia el mundo, con el apoyo de su animus.

Ánimus significa en latín, espíritu; en la psicología analítica de Carl Gustav Jung alude a «las imágenes arquetípicas de lo eterno masculino en el inconsciente de una mujer, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo abriendo potencialmente una vía hacia el sí- mismo».

Según el grado de influencia de una u otra diosa, lo que se manifiesta puede limitar nuestro desarrollo pleno. Lo ideal es ir evolucionando a medida que vamos integrando más arquetipos. La intensidad con la que se manifiestan en nuestra vida va a determinar cómo y con quién nos relacionamos, qué tipo de hombre vamos a atraer, cómo educaremos a nuestros hijos e incluso qué profesión vamos a elegir. Sin embargo, a menudo nos topamos con límites difíciles de superar.

Los sueños son una fuente de conocimiento que ayudan a descubrir cuáles de estos arquetipos resuenan más en cada persona. Si se presta atención a estas informaciones nos abrimos a experimentar cambios en nuestra manera de movernos en el mundo.

La perspectiva inspirada del teatro, el juego de rol, el psicodrama y el teatro foro

En la infancia, el ser humano utiliza un gran potencial de expresividad para que la cólera, la alegría, la rabia o el placer se manifiesten. El cuerpo expresa en su totalidad, libremente, sin tabúes, ni restricciones educacionales.

En el círculo de mujeres se suele practicar “juegos de roles” en los que, no solo lo que se dice es importante, sino también los gestos que lo acompañan. Expresarse desinhibe, abre la mente y ayuda a disfrutar experimentando el cambio de roles, de patrones de conducta, creando un personaje. A través de pequeños “sketch” improvisados se reencuentra el lenguaje corporal y las riquezas que duermen en nuestro interior; descubrimos posibilidades en nuestra voz, en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Al contactar con la creatividad gestual ganamos confianza en nosotras mismas de manera armoniosa y equilibrada.

El teatro en un círculo de mujeres se asemeja al Teatro Foro. Nos empuja a sentir sin tapujos las emociones en cualquier tipo de relación (de pareja, familiar, empresarial,...). “Explorando en acción” momentos relevantes de la vida misma, aportando nuevos enfoques, nuevas voces que provocarán cambios sutiles, tomas de consciencia.

El psicodrama se enfoca en acontecimientos psicológicos no abordados habitualmente: pensamientos no verbalizados, encuentros con quienes no están presentes, un futuro posible imaginado,.. impulsando una nueva energía en una situación que parecía estancada.

El círculo de mujeres surge de una necesidad ancestral, es como un caldero donde se recogen y mezclan tipos de energías muy diferentes. En él se cocinan traumas, alegrías y deseos. El entorno cálido que se crea permite que aparezcan y circulen emociones silenciadas.

El uso del teatro, de la simbología, de la magia y misterios de los lazos que se tejen entre las personas del círculo ayudan a tocar las memorias de nuestro cuerpo, a sentir el tipo de energía sutil que ha quedado estancada y así poder entrar en la inmensa biblioteca de potenciales que hay dentro de nosotras.

El conocernos profundamente, amarnos y desplegar nuestro potencial nos capacita para tener una relación más plena y completa con los demás. 

Taller: Mujeres que dialogan

Sábado, 21 de noviembre de 10:00h a 13:00h en el centro Créalliance Av. de la Victoria 73 28023 Madrid-Aravaca

  • Este taller crea un espacio de complicidad entre mujeres para intercambiar, jugar, compartir, divertirnos y emocionarnos y así poder construirnos o despertar, recuperar partes de nosotras que están olvidadas, maltratadas o dormidas.
  • Queremos integrar todos estos aspectos en nosotras y construirnos como personas más completas, mejorando las relaciones con nuestro entorno.
  • A través de juegos de rol, representación de sueños, visualizaciones guiadas con música, ejercicios energéticos, mandalas o arcilla, viviremos experiencias llenas de emociones que enriquecerán la visión que tenemos de nosotras mismas, tomando conciencia de nuestras diferentes facetas.
  • La experiencia dentro de un espacio protegido nos ayudará a recuperar la fuerza para modificar maneras de actuar y tomar nuevas decisiones, a través de la vivencia de nuestra creatividad.
  • Nos reunimos un sábado al mes en nuestro centro Crealliance en un grupo de máximo 15 mujeres. El sábado 21 de noviembre es nuestro primer encuentro.

Si estás interesada en participar puedes ponerte en contacto con nosotras:

Claire: 659884354 - info.yoga.shiatsu@gmail.com

Neus: 676 053 759 - neus.vallsizard@yahoo.es

Imparte: