Musicoterapia

Todos hemos experimentado alguna vez los efectos de la música en nuestras emociones, estados de ánimo e incluso en nuestra salud. Reaccionamos a la música física, emocional y espiritualmente, lo que la convierte en una valiosa herramienta de exploración, para alcanzar estados de mayor bienestar y autoconocimiento. Una de las más sorprendentes características de la memoria musical, es su extraordinaria persistencia en el tiempo: lo que se escuchó en la primera infancia puede quedar “grabado” hasta el final de la vida. Gracias a esta memoria musical, podemos hacer remontar a la conciencia experiencias olvidadas que pueden enriquecer nuestro presente. Aunque el uso terapéutico de la música se remonta a los tiempos del Antiguo Egipto, no fue hasta finales del siglo XIX cuando empezaron a estudiarse más sistemáticamente los efectos de la música en los procesos fisiológicos como el rendimiento y el pulso cardíacos, la respiración y la presión arterial.

¿Qué es?

“La musicoterapia es la utilización de la música y el sonido para restaurar, mantener o mejorar la salud mental y física. Es la aplicación sistemática de la música para facilitar cambios necesarios, que ayudan a que el individuo se entienda mejor a sí mismo y a su propio mundo”.

¿Cómo funciona?

Todos hemos experimentado alguna vez los efectos de la música en nuestras emociones, estados de ánimo e incluso en nuestra salud. Reaccionamos a la música física, emocional y espiritualmente, lo que la convierte en una valiosa herramienta de exploración, para alcanzar estados de mayor bienestar y autoconocimiento.

¿Por qué funciona?

Una de las más sorprendentes características de la memoria musical, es su extraordinaria persistencia en el tiempo: lo que se escuchó en la primera infancia puede quedar “grabado” hasta el final de la vida. Gracias a esta memoria musical, podemos hacer remontar a la conciencia experiencias olvidadas que pueden enriquecer nuestro presente.

¿Para quién está recomendada?

Totalmente independiente de los conocimientos musicales, la música es accesible para todos a través de la voz, el ritmo o la improvisación con instrumentos de fácil manejo. A través de ellos se accede a un lenguaje no verbal donde la expresión está facilitada por la experiencia sonora. La escucha se agudiza y permite explorar el mundo interior facilitando la relación entre estados emocionales y actitudes o hábitos adquiridos. El resultado, gracias a las propiedades sanadoras de la música y el sonido, es un mejor conocimiento y auto regulación de las emociones, incremento de la autoestima y reducción de stress.

¿Para qué está recomendada?

Las numerosas investigaciones en Musicoterapia revelan el poderoso efecto que la Música puede tener en el tratamiento de la depresión, la hiperactividad infantil, los trastornos alimentarios, el autismo, el daño cerebral y tantos otros campos de la salud física y mental. Sus efectos son duraderos porque la Musicoterapia interviene en estratos muy profundos del psiquismo y proporciona herramientas para alcanzar la necesaria autonomía para la vida cotidiana.

En una entrevista previa entre el cliente y el musicoterapeuta, se diseñan los objetivos a desarrollar y el plan de trabajo para las sesiones. Para conseguir los objetivos buscados en el proceso terapéutico se utilizarán diferentes técnicas de intervención; la musicoterapia activa, basada en la improvisación musical, y la receptiva, experimentando y discerniendo a través de la escucha, los efectos de los diferentes tipos de música propuestos.

Las sesiones pueden realizarse en tres modalidades: individual, grupal y taller de fin de semana.

Vero Ballaz, violonista y musicoterapeuta

mail: inaraver@gmail.com

tel: 620 833 932

Neus Valls Izard, pianista y musicoterapeuta

mail: neus.vallsizard@yahoo.es

tel: 676 053 759

Imparte: